5 Bienal de Venecia Algunas reflexiones

Algunas reflexiones sobre la 57ª Bienal de Venecia

 

 

 IMG_9724-3

 Por Irmgard Emmelhainz

 

“En un evento en el que la criticalidad es el statu quo y al que se asiste para ejercer la visión espectacularizada[2] dentro de un dispositivo de exhibición diseminado por toda una ciudad, dividido en pabellones nacionales y en una curaduría discursiva “global”, las bolsas fungían como pantallas móviles instando a los visitantes no sólo a acercarse al pabellón australiano, sino recordándonos, superflua pero obstinadamente, que millones de gentes alrededor del mundo están pasando una situación de urgencia extrema. La visión de los visitantes cargando las bolsas con el eslogan moralizante no podría ser más turbadora; en cierto sentido, la circulación del mensaje a través del flujo de gente por Venecia ejemplifica a la perfección la tesis de la científica política Anita Chari quien, a través de una relectura de Adorno y Lukács, plantea la reificación como la patología social central de la sociedad capitalista[3]. Para Chari, la subjetividad reificada es una postura de visión espectacularizada sin compromiso que los individuos asumen con respecto al mundo y en relación a sus propias prácticas y hábitos. En esta patología, la economía existe como un ámbito aparentemente independiente de la actividad humana; por lo tanto, la subjetividad alienada es incapaz de ver el involucramiento propio en los procesos capitalistas, y fomenta la incapacidad de comprender las formas de dominación en el contexto de la totalidad social. Pasearse por Venecia con y entre las bolsas del pabellón australiano sin sentir la urgencia del mensaje ejemplifica la postura reificada a partir de la cual los individuos comprenden ciertos aspectos de su mundo social como a-políticos, a-históricos, inmutables e inmunes al poder de transformación de la agencia humana. En resumen, esta forma de subjetividad reificada solo permite aprehender la forma de los conceptos (“derechos humanos”, “derechos de los refugiados”) pero sin captar su contenido, ya que la experiencia que contiene el concepto, el llamado urgente a la acción, está de antemano digerido como si fuera una mercancía.”

desarrollo completo

Share Button
Leer más

Coriolis. La técnica y el efecto de desplazarse en la tierra

coriolis la técnica de desplazarse en la tierra

 

Adrián Manchento y la alfarería. Cuando el arte es un ejercicio comunitario

 

Es preciso soñar pero con la condición de creer en nuestros sueños.

De examinar con atención la vida real,

de confrontar nuestra observación con nuestros sueños,

y de realizar escrupulosamente nuestra fantasía” Lenin

 

 

 

En periodos de globalización capitalista, según Paulo Freire, el monopolio de la palabra lo siguen teniendo los grandes dominadores, que junto a la apropiación de la ciencia como instrumento para sus finalidades, acentúan y mantienen aún más el orden y la opresión. Esta muestra es una ocasión de educación encaminada a romper con esa cultura del silencio. Potencia el trabajo de producción, el trabajo propio del taller, ese que implica una reclusión en el compromiso del propio artista, en sus técnicas, en sus modos de afrontar una situación compleja en lo social impulsada por un sistema neoliberal que no se detiene ante el hombre común.

Para ello Adrián nos presenta hoy un trabajo que permite poner en contexto su responsabilidad como sujeto social y sus prácticas como artista. Lo hace en un momento en que se reclama profesionalidad, astucia y determinación para salir al medio y por medio de esta producción de alfarería donde aborda la técnica Coriolis.

Una técnica basada en imitar el efecto que permite que un objeto que se mueve sobre el radio de un disco en rotación tienda a acelerarse con respecto a ese disco según si el movimiento es hacia el eje de giro o alejándose de éste.

También denominado “fuerza coriolis”, el objeto sometido a ésta al desplazarse sobre cualquier sistema que rota sufre una aceleración adicional producida por una “fuerza” perpendicular al movimiento. El resultado que provoca esta “fuerza-aceleración” al objeto es una desviación de su recorrido que da lugar a una trayectoria curva. Esta “fuerza” es la Fuerza de Coriolis. Ella “se siente” pero en realidad no es una “fuerza real” ya que no efectúa trabajo. Esta “fuerza” produce una aceleración sobre los objetos que se mueven en un sistema en rotación. Por ejemplo, sobre los aviones que viajan de uno a otro lugar de la Tierra, sobre el aire de la atmósfera y el agua de los océanos inclusive.

¿Qué tributan estos objetos “coriolis” en el contexto de desarrollo socio cultural regional?

Revalorizar el lugar que ocupa hoy el pensar la identidad como referente de nuestra cotidianidad más inmediata.

En este sentido Mendoza tiene una larga tradición en la producción cerámica y sus desarrollos artísticos, y ello no es gratuito. En los últimos decenios Adrián es parte importante de ella dado su larga trayectoria que comienza en su carrera de ceramista en la Facultad de Artes y Diseño UNC donde es actualmente profesor. Aunque en el caso que nos ocupa, la identidad con la tierra y el barro que maneja el artista le permite hablar de esa otra Mendoza que a veces las luces del arte espectáculo pretenden ocultar. Este ha sido siempre el trabajo de Manchento, un esfuerzo por rescatar una identidad situada que no solo se refleja en su producción artística sino también en su vida como docente, su larga trayectoria gremialista y su cotidianeidad más simple. Así, la identidad como ejercicio comunitario es su prédica. Rica en oportunidades de adentrarnos en lo social como cosa, como materia que nos ofrece procesos colectivos profundos.

Adrián es un artista social por excelencia formado en la modernidad mendocina de los 80, esa que todavía contiene algunos elementos vitales de reivindicación de un sujeto vivo, luchador, concentrado en la gente, en su comunidad, en sus problemáticas. Toda su obra en términos de prácticas de arte latinoamericano, se abre al límite entre lo estético y lo político y abre con ello al público una comprensión del orden de lo social, porque maneja siempre políticas estéticas que ponen en juego esa labor de sentido originado en la frontera entre arte y sociedad.

Así, pensar la noción de identidad en cuanto ejercicio de “un sujeto particular”, en un tiempo azotado por miradas polarizadas donde la convivencia por momentos parece imposible, permite vislumbrar opciones del vivir que están presentes más de lo que imaginamos y forman un tejido de prácticas que por desconocer no deja de pertenecernos y significar.

María Forcada

 

Share Button
Leer más

tiempo fuera

Exposición de Juliana Dolinsky/Fernando Guevara,

en 2016, Espacio Montaña.

Curaduría. María Forcada

 

 

 

….J. Derrida para ponernos en contacto con cierta doble faz de los acontecimientos inventa (en su caso a través de la escritura) una forma de sublevación permanente para que el público viva algo que no tenía pensado vivir y para que además lo haga desde la propia lengua y sus límites. Es que para el autor todo es frontera, límite. Tiempo fuera trata de ello en tiempo “real”. Discutiéndolo. Es por eso una muestra que nos propone confrontar el estatuto de los tiempos contemporáneos y su correlato en la imagen. Discute los modos y usos que le damos y se pregunta por los lugares donde ambos circulan. Hoy podemos pensar que vivimos en ese margen de tiempo donde estar y no estar al mismo momento se ha hecho parte de nuestra existencia. Mejor dicho: vivimos ese margen en forma constante. En este sentido ésta es también una muestra de frontera. Una muestra que te propone experimentar el límite a partir de partes separadas del todo. La obra, el artista, el público cada uno por su lado. ….

 ver LA MUESTRA AQUI

 

sin-titulo-5

sin-titulo-10

EL CATALOGO completo

 

Share Button
Leer más

Municipalidad de Capital Mendoza : Nueva legislación cultural en Mendoza – ¡Firmá la Petición!

 

 

Share Button
Leer más

Partir Mendoza al medio

Hoy el arte está marcando a gritos por donde van las derivas políticas de nuestro país.

Por María Forcada

centro cultural isaraelita visualobjeto-a

centro cultural isaraelita visualobjeto-a

Compartir una cultura o una identidad es más un resultado que una característica. Convivir con otro no es    fusionarse ni asimilarse, es más bien poder hablar de la diferencia así como poder decir lo que no se comparte. Son buenos ejercicios contra la hipocresía de los buenos modales, la de la sociedad neoliberal. Porque es en la disipación de lo colectivo donde desaparece la posibilidad de comunicarnos, de conectarnos. Nos planteamos en este evento abordar un desafío ante tanto discurso de homogeneización, de miedo a lo opuesto. Por eso nos propusimos la realización de un evento llamado A quién le toca la sortija? donde las producciones artísticas planteen una manera de interpelarnos como habitantes de Mendoza, como artistas, como artesanos, hacedores, como miembros de cualquier grupo del que hemos decidido formar parte. Pensar para qué nos reunimos, pensar en la necesidad de reconocernos en nuestras diferencias y acto seguido: CONVIVIR IGUALMENTE.

A.Grimson  ya decía en  Interculturalidad y comunicación: “las fronteras entre grupos no son naturales ni esenciales; la convivencia cotidiana de diferentes grupos no se traduce necesariamente en fusión o asimilación, sino que la propia dinámica de la interacción cotidiana plantea en muchos casos un crecimiento de los roces y los conflictos. Las identificaciones diferenciales que surgen y se negocian en estos procesos no son producto de una “realidad anterior” de culturas homogéneas, sino que se vinculan a intereses de grupos y a sus necesidades de organización social.(…)

“Indígena, paraguayo, negro, pueden tener una carga negativa en los discursos y políticas hegemónicas. Los sectores dominantes pueden buscar asociarlas al desorden o el atraso, a la suciedad o la delincuencia. Si esas categorías constituyen herramientas de interlocución, entonces sectores subalternos buscarán instituir otros sentidos positivos. “

Partir Mendoza al medio y encontrar que hay agua bajo el cemento y que corre sangre entre las generaciones de artistas más allá de la fama, el ego, el apellido ilustre y la filiación artística. Eso pasó ayer 2 de diciembre en: A quien le toca a la sortija? Evento de la asociación visual objeto-a en el Centro Cultural Israelita. Y fue eso: un encuentro de cosas insólitas en lugares insólitos, donde además de disfrutar de muy buena música y arte expuesto en lugares raros, compartías un chori y un vino con tus amigos de la vida cotidiana, esos que más allá del trabajo, ves poco, salvo en las redes. Porque hoy salir a encontrarse por el arte y juntar más de seiscientas personas sin patrocinio de nadie más que nosotros mismos es algo raro. Imposible hacerlo sin la colaboración de los nuevos visuales-a, Melisa Fernández, Rosaura Escalona, Lucas Romero, además de los acostumbrados: Adrián, Fernando, Juliana, Alejandra, Mariela, Héctor , Rayén y quien suscribe.

También porque hoy el arte está avisando a gritos por donde van las derivas políticas de nuestro país. Salir del silencio de las cómodas costumbres de las artes, tanto las finas como las del espectáculo, tanto las de salón como las de masa, tanto las artes de pose cool como las económicas. Salir  de las cajas cerradas de los grupos y ver que a pesar de ser animales salvajes  enjaulados en un país que se tiene  por solidario, somos cuerpos resilentes y resistentes. Esto es de lo que siempre el arte se encarga mostrando cuáles son las grietas de verdad en la sociedad, de qué cosas nos reímos sarcásticamente,  qué somos capaces de enfrentar, qué podemos soportar, qué se silencia en nuestros cuerpos  y con qué cosas no se juega.

La cita y la humorada sacada de contexto

 arte contemporáneo mendocino

Julina Dolinsky¿a quien le toca la sortija? evento anual de arte contemporáneo mendocino- acompañan también : Maxi Castro y Vanina Siraguza

 

arte contemporáneo mendocino

Mariela Leal. ¿a quien le toca la sortija? evento anual de arte contemporáneo mendocino

Soto Ana Paula ¿a quien le toca la sortija? evento anual de arte contemporáneo mendocino

Soto Ana Paula ¿a quien le toca la sortija? evento anual de arte contemporáneo mendocino

Mariano García-¿a quien le toca la sortija? evento anual de arte contemporáneo mendocino

Mariano García-¿a quien le toca la sortija? evento anual de arte contemporáneo mendocino

      la poética del material adosado a la ruina del tiempo

¿a quien le toca la sortija? evento anual de arte contemporáneo mendocino

¿a quien le toca la sortija? evento anual de arte contemporáneo mendocino

El:  te coloco en tu sitio que es Mendoza y no la Sorbona, ni el MOMA, aunque te guste creer que sí, elegí lo que te gusta y te lo regalo pero tené claro que elegís Aquí,

arte contemporáneo mendocino

hector romero: “Usted no está aquí”- visualobjeto-a- ¿a quien le toca la sortija? evento anual de arte contemporáneo mendocino

La comida, el consumo y la antropofagia que nos corroe

Fernando Guevara,¿a quien le toca la sortija? evento anual de arte contemporáneo mendocino

Fernando Guevara,¿a quien le toca la sortija? evento anual de arte contemporáneo mendocino

Adrián Manchento-Fernando Guevara,¿a quien le toca la sortija? evento anual de arte contemporáneo mendocino

Adrián Manchento-,¿a quien le toca la sortija? evento anual de arte contemporáneo mendocino

La libido corriendo

Erika Leiva-Iván Chavez-¿a quien le toca la sortija? evento anual de arte contemporáneo mendocino

Erika Leiva-Iván Chavez-¿a quien le toca la sortija? evento anual de arte contemporáneo mendocino

Guada Castro-¿a quien le toca la sortija? evento anual de arte contemporáneo mendocino

Guada Castro-¿a quien le toca la sortija? evento anual de arte contemporáneo mendocino

Marcelo Gauna-¿a quien le toca la sortija? evento anual de arte contemporáneo mendocino

Marcelo Gauna-¿a quien le toca la sortija? evento anual de arte contemporáneo mendocino

El monumento al bosque en terrenos no fiscalizados

Alejandra Montero-¿a quien le toca la sortija? evento anual de arte contemporáneo mendocino

Alejandra Montero-¿a quien le toca la sortija? evento anual de arte contemporáneo mendocino

Zaida Saenz-¿a quien le toca la sortija? evento anual de arte contemporáneo mendocino

Zaida Saenz-¿a quien le toca la sortija? evento anual de arte contemporáneo mendocino

El regateo de la compra-venta y sus pasadizos sabidos

ventas-¿a quien le toca la sortija? evento anual de arte contemporáneo mendocino

ventas-¿a quien le toca la sortija? evento anual de arte contemporáneo mendocino

El delirio musical en escena corrompiendo mentes

¿a quien le toca la sortija? evento anual de arte contemporáneo mendocino-Coliflor, Sueño 101, Las Love Cats, Black Noise machine, Ian Malcovich y Pablo Framdlich Live Set

Coliflor, Sueño 101, Las Love Cats, Black Noise machine, Ian Malcovich y Pablo Framdlich Live Set-¿a quien le toca la sortija? evento anual de arte contemporáneo mendocino

el de Titon Vega con su videos

Tito de la Vega-¿a quien le toca la sortija? evento anual de arte contemporáneo mendocino

Tito de la Vega-¿a quien le toca la sortija? evento anual de arte contemporáneo mendocino

al decir de S. Borutti, “el planteo de una sociedad con individuos cuyo límite está más en la fragmentación individualista del disenso, que en un disenso político  proyectivo”, porque estamos convencidos que mas allá de inteligencias y supremacías intelectuales  el arte promueve “formas de educación del sentir” que transforman sociedades. Porque las diferencias se viven y se aprende a convivir con ellas, se aprende a disfrutar de lo que se puede y dejar lo nocivo. Pero sin higienizar sino reconociendo  que podemos estar en un medioambiente que nos contiene haciendo más que soportarnos, podemos re-encontrarnos, podemos mirarnos decirnos que no y sonreír por ello pero sobre todo poniendo nuestras convicciones sobre la mesa.  “Será revolucionario aquél que pueda revolucionarse a sí mismo”.  Wittgenstein

Share Button
Leer más